La tragedia en Rivadavia desnuda negligencia y falencias en los cuarteles de bomberos
Los bomberos municipales de Rivadavia hace dos años que no tienen una autobomba para atender incendios u otro tipo de siniestros. En las últimas horas murieron una mujer y sus dos hijas. Los vecinos tuvieron que llamar al cuartel de Junín. La situación en la región.
 
Por Javier Disparti
7 de agosto de 2018
Crédito: Imagen ilustrativa / Este Online.
 

En la zona Este hay tres grupos principales de bomberos: los voluntarios de Palmira, los municipales de Rivadavia y el cuartel ubicado en La Colonia, Junín. Entre ellos se reparten la región, y se auxilian o complementan en casos de incendios forestales, viviendas o accidentes viales.

Sin embargo, un incendio ocurrido ayer desnudó la grave situación por la que atraviesan los bomberos de los principales departamentos del Este. El hecho sucedió en una vivienda ubicada entre las calles Chañar y Falucho, del barrio Mutual Cuyo, de Rivadavia, donde murieron una mujer de 27 años y su hija de 6 meses. Mientras que su otra hija, de dos años, falleció esta tarde en el hospital pediátrico Humberto Notti.

Ante esta situación, el Ministerio de Seguridad tuvo que solicitar la ayuda de los bomberos del cuartel de La Colonia, Junín, porque el municipio de Rivadavia hace dos años que no cuenta con una autobomba para combatir estos siniestros. Por este motivo, las llamas fueron combatidas con una autobomba de La Colonia que tardó 25 minutos en recorrer los 14 kilómetros que los separaba de ese lugar.

Luego llegó un camión cisterna de la comuna de Rivadavia. Según testigos, un celador de la escuela Formosa, con la ayuda de preventores, también ayudaron a rescatar a las tres integrantes de la familia que se encontraban inconscientes con intoxicación por monóxido de carbono.

Inmediatamente fueron trasladadas con urgencia al hospital Carlos Saporiti, donde se constató el deceso de Jesica Vargas y su hija Ornella Venturi. En tanto, Delfina Venturi fue trasladada en el helicóptero sanitario al hospital Humberto Notti, donde esta tarde presentó una falla multiorgánica y dejó de existir.

En el departamento de Rivadavia, los bomberos son municipales desde hace más de 40 años y funciona con sólo tres efectivos por turno. El cuartel contaba, hasta el 8 de agosto de 2016, con una moderna autobomba Iveco Attack E720. Sin embargo, ese día, mientras combatían un incendio en la finca Nicito, un cambio en la dirección del viento avivó las llamas, que crecieron más de 3 metros y alcanzaron al camión. El fuego afectó el 80% de la unidad, cuyo costo superaba los tres millones de pesos y no tenía seguro.

Cuatro meses después de aquel siniestro, la comuna logró sumar un camión gracias a la donación de una empresa constructora. Se trata de un Mercedes 1521 con un tanque de 6.000 litros de agua y otro con capacidad para 2.000 litros de espuma. Sin embargo, la unidad se encuentra en reparación porque estuvo mucho tiempo sin utilizarse.

Por otra parte, hace un año, el municipio adquirió un camión Iveco 330 HP valuado en $1.530.000 y un semirremolque con un tanque de 25 mil litros y una bomba hidráulica de 60.000 litros, valuado en $1.078.250. El vehículo fue adquirido para la distribución de agua potable, riego de calles, pero no es apto para colaborar en casos de incendio.

De esta manera, los bomberos de la zona Este tienen una capacidad reducida de operaciones debido a que cuentan con dos autobombas para salir a la calle, otros vehículos tienen desperfectos mecánicos y deben asistir a las urgencias con camiones hidrantes, a los que se le adaptan mangueras y lanzas contra incendio.

 
 
 
 
Director Editorial Responsable:
Contáctenos
Institucional
Javier Disparti
San Martín (CP5570), Mendoza
+54 (0263) 4419095
Copyright © 2009-2018 ESTE ONLINE | Todos los derechos reservados.