POLICIALES | 8 de julio de 2014
 
El crimen de José Luis Bolognezi quedó impune

Los jueces no encontraron pruebas contra Abdo Girala y Carlos “Metralleta” Pérez, y los absolvieron. La querella había pedido 4 años de prisión. Bronca e impotencia en los familiares y amigos del "Kote".

 
 

Abdo Girala y Carlos "Metralleta" Pérez esperando la sentencia del tribunal (Foto: Disparti/ Este Online)
 

Por Javier Disparti

 

Por segunda vez, Abdo Girala y Carlos “Metralleta” Pérez fueron absueltos hoy por la Cámara del Crimen de San Martín, ya que no se encontraron pruebas suficientes para condenarlos por el asesinato de José Luis Bolognezi, sucedido en setiembre de 2002.

 

La lectura del veredicto fue similar al ocurrido en el primer juicio que se realizó en el año 2009 y no generó sorpresa en las partes, ya que era la absolución lo que se preveía luego que el fiscal Fernando Guzzo no solicitara condena contra los acusados.

 

En el caso de Carlos Pérez, su absolución fue por unanimidad. En cambio el fallo de Girala fue por mayoría de votos, debido a que sólo el presidente del tribunal, Eduardo Orozco, lo consideró como autor responsable del asesinado de Bolognezi.

 

Cabe recordar que, en la lectura de los alegatos, los abogados de la querella, Lucas Lecourt y Sergio Salinas, habían solicitado cuatro años de prisión por el delito de homicidio en agresión, que tiene una pena que va de los dos a los seis años prisión.

 

La decisión del tribunal causó alegría a los acusados y mucha impotencia para los allegados al joven asesinado hace doce años. En este sentido se manifestó Dante Bolognezi, hermano de la víctima, quien dijo que no cree en la Justicia.

 

“Es el tipo de Justicia que tenemos los argentinos. Cuando hay un cúmulo de indicios, una testigo presencial y varias personas que quedaron al margen de la investigación, es evidente que no podemos confiar en la Justicia", dijo Dante con dolor ante la impunidad del crimen.

 

Por su parte, los abogados Lucas Lecourt y Sergio Salinas dejaron trascender que apelarán a través de un recurso de casación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, una vez que conozcan los fundamentos del tribunal dentro de los próximos cinco días hábiles.

 

En esta línea, Sergio Salinas, uno de los abogados de la familia de Bolognezi, manifestó hace unos días que "existe un doble estándar de justicia, una justicia y un código penal para los pobres y una justicia arbitraria e injusta para los poderosos".

 

Por su parte, el abogado de Abdo Girala, Juan Carlos Ruiz, manifestó: "Este fallo no me genera ninguna alegría porque pienso en la familia de José Luis Bolognezi y en que nunca van a poder encontrar a los verdaderos asesinos".

 

Mientras que Carlos Pérez, el único de los dos acusados que enfrentó a la prensa, dijo que "durante los últimos años he tenido que sufrir la condena social y estar preso once meses. Por suerte tengo la conciencia tranquila y no tengo que esconderme de nadie. Los que me conocen saben quien soy".

 

Compulsas por falso testimonio

 

El tribunal pidió detener al ex comisario Héctor Quiroga, quien aportó en la investigación el testimonio de la testigo clave, Ana María Puebla, para que sea investigado por instigación al falso testimonio, lo cual tiene una pena de 4 a 8 años. 

 

También se pidió compulsa por falso testimonio contra Orlando Funes, el pesquisa que quedó detenido el 15 de mayo por falso testimonio y que, entre diciembre de 2002 y enero de 2003, investigó la posibilidad de que Bolognezi haya sido asesinado en el cabaret Las Brujas.

 

El tribunal también solicitó compulsa por falso testimonio contra el testigo Ramón Chávez y se abrirá una investigación por el delito de encubrimiento en concurso ideal, con falso testimonio, contra Daniel Girala, Leonardo Gomina y Carlos Tejada.

 

Por último, tal como lo había hecho oportunamente el Fiscalía, el tribunal resolvió absolver a los acusados por no existir prueba directa. Y además ordenó iniciar compulsa contra el juez Ricardo Schulz, que tuvo a cargo el proceso investigativo para determinar si incurrió en el delito de mal desempeño.