Día Mundial de la Diabetes: actividades de concientización en San Martín
La Municipalidad de San Martín organizó una jornada de concientización en el Museo Las Bóvedas. Hubo actividades y también consulta gratuitas con nutricionistas, además de controles de glucosa.
 
Por Redacción
14 de noviembre de 2022
Crédito: Prensa Municipaldiad de San Martín.
 

El 14 de noviembre se conmemora en todo el mundo el Día Mundial de la Diabetes, establecido en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el fin de concientizar acerca de las causas y el tratamiento de esta enfermedad en constante aumento. 

En este sentido, la Municipalidad de San Martín organizó una jornada de concientización en el Museo Las Bóvedas. Hubo actividades y también consulta gratuitas con nutricionistas, además de controles de glucosa. También se pudo acceder al test de Findrisk (del inglés, Finnish Diabetes Risk Score), una herramienta que mediante ocho preguntas permite evaluar el riesgo de una persona de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 en los próximos 10 años.

“Ustedes saben que esta es una enfermedad silenciosa y debemos de manera constante prevenir e informar a toda la población sobre sus riesgos”, dijo el intendente Raúl Rufeil y agregó que “desde la Comuna debemos atender, no solo las demandas habituales en materia de servicios, sino que también debemos asumir y hacer frente a necesidades como son la salud, el deporte y la mejor calidad de vida”.

Existen dos tipos de diabetes, que pueden manifestarse a cualquier edad, aunque cada una es más frecuente en un determinado período. En la tipo 1, que suele aparecer en la infancia y la adolescenciael cuerpo no produce insulina. En la tipo 2, la más común, que suele desarrollarse más allá de los 40 añosel cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa de manera adecuada.

Sin suficiente insulina, la glucosa (azúcar) permanece en la sangre, sin que las células puedan usarla. Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios. Puede dañar los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes también puede causar enfermedades cardíacasderrames cerebrales y gangrena, que puede obligar a la amputación del miembro afectado. 

Las embarazadas también pueden desarrollar una forma particular de la enfermedad, la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que aparece por primera vez en el embarazo y se debe a una hormona generada por la gestación que es similar a la insulina. Mujeres mayores de 35 años o con diagnóstico de insulinorresistencia previo al embarazo suelen tener mayor predisposición. La diabetes gestacional suele ser transitoria y su aparición en un embarazo no implica necesariamente que vaya a aparecer en todos los embarazos de esa mujer.

En esta enfermedad, los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos, que se van rompiendo en componentes cada vez más pequeños hasta que el cuerpo puede asimilarlos. 

La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre en las células para suministrarles energía, funciona como una cerradura que "abre" las células. La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina o el organismo no la utiliza con eficacia, generando niveles aumentados de azúcar en sangre (hiperglucemia).

Sin la insulina, la glucosa no puede ingresar al organismo donde, tras ser transportada al interior de las células, se transforma en energía para el funcionamiento de los músculos y tejidos. Las células cerebrales y las del tejido nervioso son las únicas que no necesitan la intermediación de la insulina, que absorben la glucosa directamente.

Los síntomas y los factores de riesgo

Pueden variar según la cantidad de azúcar en aumento. Algunas personas, en especial aquellas con prediabetes (niveles de glucosa más altos de lo normal) o diabetes tipo 2, pueden no experimentar síntomas al principio. En la diabetes tipo 1, los síntomas tienden a aparecer rápidamente y ser más graves.

Estos son algunos de los signos y síntomas de los tipos de diabetes: aumento de la sed, ganas frecuentes de orinar, hambre extrema, pérdida de peso inexplicable, presencia de cetonas en la orina, fatiga, irritabilidad, visión borrosa, llagas de cicatrización lenta, infecciones frecuentes, como infecciones en las encías, en la piel y en la vagina.

Entre los factores de riesgo se destacan: obesidad y el sobrepeso, sedentarismo, consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, predisposición genética, falta de tratamiento y de controles una vez que se diagnosticó la enfermedad.