Rufeil calificó de “bochornoso” el estado de la Ruta nacional 7 en San Martín
El intendente aseguró que el municipio reclama mejoras desde hace 2 años a lo largo de 15 kilómetros. La crítica llega tras dos graves accidentes, que sumó una muerte y varios heridos.
 
5 de octubre de 2022
La Ruta 7 presenta pozos y ondulaciones sobre los 30 kilómetros que atraviesa a San Martín.
 

El intendente Raúl Rufeil calificó de “bochornoso” el estado de la Ruta Nacional 7 en el tramo correspondiente al departamento de San Martín. “Hace dos años que venimos reclamando a las autoridades por su mejora y reparación”, aseguró el jefe comunal.

En los últimos días se han producido dos accidentes. El primero tuvo repercusión nacional por el despiste y vuelco de un colectivo con hinchas de Boca Juniors. El siniestro se cobró la vida de una joven de 32 años y una veintena de heridos. El otro incidente ocurrió el lunes, cuando un automovilista perdió el dominio y dio varios tumbos a la altura de la bodega Brandi. 

Respecto a los pozos, ondulaciones y un marcado estado de abandono, Rufeil expresó: “Llama poderosamente la atención que en San Martín es la única parte en que no está arreglada la ruta”, dejando entrever que departamentos de Maipú, Santa Rosa y La Paz, de distinto color político, no padecen de esos problemas.

Consultado acerca de sí los episodios automovilísticos tienen alguna vinculación con el estado de la ruta nacional 7, reflexionó: “Si tenemos una carpeta asfáltica y una banquina como corresponde, los accidentes van a disminuir. La cinemática de los accidentes no sólo es producto de esas imperfecciones en la calzada, también hay muchas causas para los accidentes y la etiología de los mismos”.

El intendente abandonó su tradicional tono moderado y aseguró que “la Nación tiene totalmente separado, en cuanto al tratamiento de la carpeta asfáltica, a San Martín. Es realmente bochornoso y calamitoso el estado de la ruta”. Ese estado de deterioro también se extiende a los accesos laterales.

El mantenimiento y la reparación de la Ruta 7 es responsabilidad de Vialidad Nacional, cuya repartición local está a cargo del peronista Guillermo Amstutz. En el departamento de San Martín hay 30 kilómetros de extensión. De estos, 15 kilómetros se encuentran en muy mal estado, entre los kilómetros 1005 y 990.