Detienen a 22 alumnos alcoholizados y ahora sus padres deberán pagar $25.000
Sucedió en San Martín en el marco de los festejos por el Último Primer Día (UPD). Todos los estudiantes pertenecen al mismo colegio. Fue el único caso que se registró en la provincia.
 
Por Redacción
26 de febrero de 2020
Crédito: Este Online.
 

Alumnos de 5° año del Instituto San Vicente de Paul, de San Martín, celebraban el Último Primer Día (UPD) y ahora sus padres deberán pagar multas de más de $25.000. Es el único caso que se multó en la provincia, por lo que la campaña de prevención impulsada por el Gobierno tuvo efectos positivos.

El hecho sucedió esta madrugada en un salón ubicado en la esquina de Sargento Cabral y Espejo, cuando personal policial, inspectores municipales de San Martín y personal de Diversión Nocturna suspendieron la celebración tras comprobar que 22 de los 31 chicos detenidos se encontraban alcoholizados.

Los estudiantes fueron alojados en la comisaría 12 y sus padres fueron advertidos de la situación, aplicando el artículo 96 de la norma provincial que dispone que los progenitores que suministren o permitan el consumo de alcohol o sustancias a sus hijos serán sancionados con arresto de 15 a 60 días, trabajo comunitario de hasta 20 días o multas económicas superiores a los $25.000.

"Además, con el artículo 87 se sancionó al responsable del local comercial por expender bebidas alcohólicas a menores de edad. Para él la sanción es mayor y las multas prevén no sólo una suma de dinero sino arresto de 50 a 90 días y la clausura del negocio", contó Néstor Majul, subsecretario de Relaciones Institucionales.

Entre la noche del martes y la madrugada del miércoles se intensificaron los controles en muchos salones de fiestas de la provincia a raíz de que se preveía que varios grupos de alumnos iban a celebrar consumiendo bebidas.

El "Último Primer Día" se viene realizando desde hace cinco años y, cada vez, son más los jóvenes que se suman a la moda de festejar el día previo a comenzar su último año en la secundaria. La idea es asistir alcoholizados a clases, por lo que el Gobierno impulsó una campaña para evitar esta repudiable manera de afrontar el inicio del ciclo lectivo.