La Virgen de la Carrodilla recorrerá San Martín
La Patrona de los viñedos será parte de una amplia peregrinación que incluirá distintos espacios religiosos de nuestro departamento.
 
Por Redacción
18 de febrero de 2020
Crédito: Este Online.
 

El departamento de San Martín recibirá a la Virgen de la Carrodilla en el marco de las actividades de la Vendimia y con motivo de la celebración de la Bendición de Frutos provincial en el teatro griego Juan Pablo II.

El recorrido comenzará el jueves 20 en el Oratorio Alto Salvador, a las 20, sede de la Bendición de los Frutos Departamental.

Recorrido

· Jueves 20/02 Oratorio Alto Salvador a las 20 horas
· Viernes 21/02 Parroquia Asunción de Ntra. Señora. Chapanay. 20 hs.
· Domingo 23/02 Parroquia Ntra. Señora del Líbano. San Martín. 20 hs.
· Lunes 24/02 Capilla Ntra. Señora de Fátima. Alto Verde. 20 hs.
· Martes 25/02 Capilla San Expedito. El Ñango, Montecaseros. 20 hs.
· Miércoles 26/02 Capilla Sagrado Corazón. Tres Porteñas. 20 hs.
· Jueves 27/02 Capilla Ntra. Señora de Lourdes. Nueva California. 20 hs.
· Viernes 28/02 Parroquia Ntra. Señora del Carmen. San Martín. 20 hs.

Virgen de la Carrodilla, su historia

El origen de la tradición se remonta al siglo XVII, cuando Antonio Solanilla, un inmigrante aragonés, oriundo de un pueblito llamado Estadilla, ubicado a los pies de la sierra de la Carrodilla, llegó a nuestra provincia.

Mucho antes, en el mismo poblado, la Virgen María con el niño Jesús en brazos hizo su aparición a dos leñadores que se encontraban trabajando, según cuenta la tradición oral.

La Virgen mostraba un ramo de uva en su mano izquierda, que representaba la abundancia. Después de la aparición, los mineros hallaron una veta de metal que les permitió salir de la pobreza.

De esta manera, la fe creció entre los habitantes de Estadilla y declararon a esta advocación como patrona de la Carrodilla, protectora de las tormentas. El nombre de Carrodilla deriva de carrocilla o carro, en referencia a esta tradición.

La primera imagen fue realizada en Estadilla a fines del siglo XVII. El rostro es de roble y las manos y el niño están revestidos de cera de abeja natural.

Cuando Antonio se trasladó a Mendoza, llevaba consigo una imagen de la Virgen e hizo construir una capilla junto a la casona donde vivía, en el límite de Luján de Cuyo.

Siendo la provincia tierra del vino, la virgencita con su racimo de uva en la mano se hizo popular enseguida. Actualmente, la iglesia que aloja a la Virgen se encuentra en Luján de Cuyo.

El 13 de febrero de 1938, se produjo la coronación de la Virgen en una solemne ceremonia y en ese día se conmemora el día de la Patrona de los Viñedos.