Montero entregó el mando a Mario Abed, el décimo vicegobernador desde 1983
Abed hizo hincapié en la necesidad de tender puentes entre los poderes del Estado y con la ciudadanía. Montero se despidió de su cargo poniendo el acento en la modernización de la Legislatura lograda hasta ahora.
 
Por Redacción
9 de diciembre de 2019
Crédito: Gentileza.
 

Mario Abed juró en la Legislatura Provincial como Vicegobernador de Mendoza, en un acto protocolar que estuvo encabezado por la vicegobernadora saliente, Laura Montero. “Vamos a salir a demostrar lo que podemos hacer para el desarrollo de Mendoza y en beneficio de sus habitantes”, expresó el ex intendente de Junín.

Abed también se refirió a su asunción desde la recuperación de la democracia en Argentina, después de la última dictadura militar: “Esto es un gran logro, inédito para Argentina.  Esta fortaleza institucional y democrática es un activo que debemos preservar como un tesoro de todos los mendocinos y aportar día a día para fortalecer los pilares de nuestra provincia”.

Además habló en cuanto a su función que desempeño 16 años como intendente en Junín: “El trato diario y cotidiano de la gestión municipal, te forma, te prepara y te da herramientas que estoy seguro serán muy útiles en esta nueva etapa. Cursamos en las escuelas de las intendencias para venir hoy aquí y recibirnos en la universidad del gobierno provincial”, añadió.

Otro de los temas que trató durante su alocución fue la de fijar las metas que perseguirá como vicegobernador y autoridad máxima de la Legislatura de Mendoza: “Mi principal tarea y la del equipo que me acompañe será la de construir puentes sólidos y duraderos que permitan la unión”. 

Por ello fue que se comprometió a unir las distintas fuerzas políticas que conforman la Legislatura, para que a partir del disenso y las diferentes opiniones lograr los acuerdos necesarios para que sean transformados en leyes que beneficien a toda la ciudadanía.

Laura Montero resaltó su rol en los últimos 4 años

“La Legislatura no era un espacio para recibir a la gente. Ahora tenemos apertura, tecnología y nuevo edificio y eso sirvió para que se mostrara el trabajo legislativo, ya que esta es la casa de la democracia. Lo primero que hicimos fue trazar valores y ejes de gestión, la Transparencia, Calidad y Participación, queríamos tener vínculos de confianza  a través de estos valores”, expresó Montero.

“Tanto desde el oficialismo como la oposición coincidimos que mi misión fue prestigiar este poder del Estado, a través de tres ejes: transparencia, calidad y participación ciudadana”, dijo. Hizo hincapié durante su discurso en el rol preponderante que tuvo la Casa de las Leyes en el caso Próvolo, resaltando el trabajo del defensor de las Personas con Discapacidad, así como el de la intérprete de señas, “que nos abrió las puertas del espanto, pero pudimos trabajar en forma conjunta y estoy orgullosa de la respuesta que dio la Justicia. Fue difícil abordarlo pero finalmente la sentencia llegó y no hay nada más reparador que la Justicia y no hay nada más aleccionador que la verdad”.

También hizo referencia a los derechos de las mujeres y lo que ella representó siendo la primera vicegobernadora de la Provincia y del sistema representativo, que hoy está en crisis en varios países de América Latina.

 “Nuestro desafío es que tengan plena seguridad que dejaremos todo para estar a la altura de las exigencias. Tenemos una ventaja, ambos venimos de ser intendentes -con Suarez-, que es la función más cercana al Ejecutivo y sus problemas. Te forma, te prepara y te da herramientas que serán muy útiles en esta nueva etapa”.

Asimismo, habló de su desafío y puso el acento en que buscará desempeñar con criterio, responsabilidad y sensibilidad social. “Sé que tengo la vara alta porque la condición necesaria es lograr con palabras y acciones el respeto de propios y ajenos. Lo digo porque eso es lo que siento, por mis antecesores”.

Y al hablar sobre cómo será su gestión, sostuvo: “Creo firmemente que mi principal tarea es la de construir puentes sólidos y duraderos que permitan la unión. La unión de las distintas fuerzas que conforman la Legislatura para que, a partir del disenso y la diferencia de opiniones, lleguemos a acuerdos que terminen en leyes que beneficien a la ciudadanía. Puente entre los poderes del Estado y entre la Legislatura y la ciudadanía”.