Una pericia complica al posible autor del crimen de la comerciante de San Martín
En la vestimenta de uno de los detenidos se encontraron residuos de pólvora. Además un testigo lo reconoció como uno de los delincuentes que escapó de la escena del crimen.
 
Por Redacción
28 de noviembre de 2019
Crédito: Gentileza.
 

Se complica la situación procesal de uno de los detenidos por el crimen de la comerciante Carina Rodríguez (42), durante un asalto en una verdulería de San Martín. En las últimas horas se confirmó que la prueba de barrido electrónico detectó residuos de pólvora en la vestimenta utilizada por David Bravo (49).

A esto se suma que uno de los testigos protegidos declaró esta semana que Bravo fue una de las personas que huyó de la escena del crimen en un Peugeot 307, color gris, encontrado horas después del asalto y que tenía pedido de secuestro tras ser robado en el departamento de Guaymallén.

Cabe recordar que la hija de la víctima declaró en cámara Gesell que su madre “no resistió e igual la mataron”. Además, la menor de 12 años, que se encontraba en una habitación ubicada en el interior de la verdulería de calle Lima, agregó que los delincuentes golpearon a su mamá en reiteradas oportunidades.

La causa, hasta el momento, tiene solamente tres detenidos en la penitenciaria provincial y no se descarta la participación de una cuarta persona, quien estaría identificada y aún prófuga.

A las pocas horas del crimen fueron detenidos Genaro Lucero (42), su hijo Genaro Lucero (23) y David Bravo (49). Todos ellos han sido imputados por el delito de "homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego”. En caso que se mantenga su culpabilidad, deberán enfrentar un juicio por jurado y, en caso de un fallo unánime, serán condenados a prisión perpetua.

En las próximas horas, el fiscal Martín Scattareggi contará con los resultados de otras pruebas que se sumarán al expediente, entre ellas el peritaje realizado en el Peugeot 307, vehículo utilizado durante el asalto y encontrado minutos antes de la detención de los delincuentes.