Cornejo inauguró la ampliación de la escuela Moisés Chade
Las tareas contemplaron la construcción de un enorme taller industrial donde compartirán varios oficios, entre ellos una pequeña bodega.
 
Por Javier Disparti
26 de noviembre de 2019
Crédito: Este Online.
 

El Gobernador Alfredo Cornejo, junto al director general de Escuelas, Jaime Correas, participó en el acto de inauguración de la ampliación de la escuela 4-027 Moisés Julio Chade, de San Martín. Estuvieron presentes además el intendente electo de San Martín, Raúl Rufeil, y la directora de la escuela, Cecilia Bertolini.

Las tareas en el establecimiento educativo, ubicado sobre la calle Moisés Serradilla del distrito Alto Verde, contemplaron la construcción de un enorme taller industrial donde compartirán varios oficios, entre ellos una pequeña bodega. Se trata de más de 800 metros cuadrados cubiertos, que además incluyeron un depósito y grupo de sanitarios. A esto se le sumó la refuncionalización de dos aulas.

“Toda la infraestructura que estamos dejando en estos escasos cuatro años. Hemos podido recuperar el Estado en muchos aspectos como salud, seguridad y justicia. Falta mucho por hacer, como ampliar la infraestructura estatal fundamentalmente en los lugares que más hace falta, como la ampliación de esta escuela”, señaló el mandatario provincial.

Posteriormente, Cornejo destacó la importancia de la escolaridad en la constitución de ciudadanos y mencionó: “La educación tiene que ver con constituirnos como ciudadanos, en educarnos para el trabajo. Esto nos forma como personas y nos brinda herramientas concretas de calidad para desarrollarnos en la vida”.

Para finalizar, agradeció a todo el personal docente, administrativos y celadores por el esfuerzo realizado: “Han mejorado la educación en la provincia”. Por último, instó a los padres y ciudadanos a cuidar la infraestructura, la educación,  a los chicos y a los docentes.

Jaime Correas sostuvo que “hay que garantizar que los estudiantes se preparen en las escuelas técnicas para luego salir al mundo laboral con las herramientas modernas que sean necesarias para su futuro laboral”.

La directora de la escuela, Cecilia Bertolini, dijo que los 320 estudiantes que concurren a la escuela se verán beneficiados por la obra que se está inaugurando. “Se van a ampliar los espacios formativos de los jóvenes, ya que se amplía el sector de bodega, de industria y de fabrica de aceite de oliva, tenemos el circuito productivo completo. Logramos obtener productos de calidad, es una gran obra, los estudiantes podrán desarrollar sus competencias”.

Breve reseña histórico de la Escuela Moisés Julio Chade

El 18 de abril de 1972 comenzaba a funcionar la escuela técnica agraria Nº18. Fue un momento de mucha alegría y emoción, porque era un logro tener una escuela secundaria en la zona rural, que evitara a los jóvenes tener que trasladarse al centro para continuar con sus estudios.

El emprendimiento requirió de un enorme esfuerzo, voluntad, dedicación y vocación de servicio de un hombre  que dedicó su vida por el bienestar de los demás. Ese hombre fue don Moisés Julio Chade, un maestro mendocino que soñó que generaciones de jóvenes tuvieran un futuro mejor.

La escuela Moisés Julio Chade queda en el distrito rural de Alto Verde, en medio de una zona de viñedos y bodegas, a unos 10 kilómetros hacia el este del departamento de General San Martin, y genera futuros profesionales con alta capacitación.

El 22 de junio de 2007, el Instituto Nacional de Vitivinicultura reconoció a los egresados de la institución como habilitados para asumir la conducción técnica de establecimientos bodegueros.

La Escuela 4-027 Moisés Julio Chade cuenta con una bodega propia, donde los alumnos de los últimos años pueden realizar sus propias experiencias. Además, posee una  minifábrica, campo de experimentación, campo de deporte, laboratorio de informática, laboratorio de química, invernadero adosado, biblioteca y buffet.

Su bodega cuenta con cuatro tanques de acero inoxidable, equipo refrigerante, despalilladora, moledora, prensa hidráulica, oxímetros, colorímetros y los instrumentos necesarios para el fraccionamiento. La idea de la comunidad educativa es que  la bodega produzca sus propios vinos y también sirva como centro de capacitación e investigación.

Junto al establecimiento posee una hectárea de viñedos plantados con chardonnay, malbec y cabernet. Los alumnos son los encargados de realizar el trabajo de cosecha, elaboración, fraccionamiento y comercialización de sus propios productos.

Los alumnos de los años superiores realizan pasantías en las empresas de la zona, que les permiten reforzar sus conocimientos. En muchas oportunidades la escuela ha sido premiada y distinguida en diversos concursos, por el análisis de vinos y por la calidad de sus productos.