En febrero se inaugurarán dos nuevas escuelas en San Martín
Se trata de los edificios educativos de los barrios Mebna y Nueva Argentina. Las obras muestran un avance promedio que supera el 70%. La inversión total será de $42 millones.
 
Por Redacción
14 de octubre de 2019
Crédito: Prensa Gobierno de Mendoza.
 

De acuerdo al ritmo de obra que muestran por estos días, el Gobierno de Mendoza tiene previsto concluir en febrero de 2020 la construcción de los nuevos edificios de las escuelas de los barrios Mebna y Nueva Argentina, ambas de San Martín, con el objetivo de que comiencen a utilizarse desde el inicio del próximo ciclo lectivo.

En este sentido, las obras muestran un avance promedio actual que supera el 70%, que coincide con lo que estipulan los pliegos. Estos trabajos incluyen la colocación completa de los techos y los revoques externos e internos de muros y columnas en ambas escuelas. Además, en los salones de usos múltiples también se concluyeron los montajes de las cubiertas.

En tanto, está en marcha la instalación del sistema eléctrico y de gas y los cielorrasos suspendidos de placas de yeso. A estas tareas, se le suma la colocación de la carpintería metálica y rejas en ventanas, con el fin de evitar eventuales hechos de inseguridad y vandalismo externo. Por otra parte, las contratistas terminaron de colocar los pisos en aulas y galerías y han comenzado con el pintado de algunos sectores.

En el caso de la escuela Ana María Castillo, del barrio Mebna, ubicada en el ingreso del departamento del Este provincial, la empresa constructora que aborda los trabajos es Capsa SRL. Mientras que la contratista encargada de las tareas en la 1-739 Sin Nombre, del barrio Nueva Argentina, es Alef Construcciones SRL.

Las obras cuentan con un presupuesto oficial total que alcanza los $42 millones, que están siendo financiados con fondos provenientes del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación. Y tienen un plazo de ejecución ronda los 360 días en cada una.

Se trata de edificios muy postergados y esperados por sus respectivas comunidades, dado que los últimos llamados a licitación para que se construyeran habían quedado desiertos y sin efecto, por diferentes motivos. Y hasta ahora nunca habían podido concretarse.

Además, son establecimientos muy necesarios porque en la actualidad no poseen edificio propio y funcionan en casas de barrio y en aulas cedidas en otros establecimientos, situación que ocasiona falta de espacios e incomodidad para albergar a sus respectivas matrículas, que ascienden a casi 600 alumnos.