Dos distritos de Rivadavia vuelven a estar unidos después de 12 años
Se trata del nuevo puente que une Santa María de Oro y Los Campamentos. Las intensas lluvias y la crecida del río Tunuyán derrumbaron el puente en 2007. Los alumnos tenían que recorrer 20 kilómetros para asistir a clases.
 
Por Redacción
8 de setiembre de 2019
Crédito: Prensa Gobierno de Mendoza.
 

El Gobernador Alfredo Cornejo participó en la inauguración de dos obras viales esenciales para el departamento de Rivadavia. Estuvo acompañado por el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner; los intendentes Miguel Ronco, Mario Abed y Rodolfo Suárez, además del intendente electo de San Martín, Raúl Rufeil.

En primer lugar, se inauguró el tercer tramo de 12 kilómetros de la ruta 62, desde Libertad hasta calle Ozam. Se trata de un eje elemental para los distritos ubicados en el cordón productivo del Sur de Rivadavia, donde las actividades vitivinícolas y agrofrutihortícolas conforman la base de sustentación económica del departamento.

Luego quedó inaugurado el puente badén sobre el río Tunuyán, que permitirá unir los distritos San María de Oro y Los Campamentos después de 12 años. La obra representa superar años de inconvenientes como consecuencia de intensas lluvias y la crecida del río Tunuyán Inferior, que habían derrumbado el puente e impedían la comunicación entre ambos distritos.

“El puente badén permitirá unir dos distritos de Rivadavia que estaban separados porque el puente se había caído en el 2007. Ahora lo hemos recuperado y permite un acceso directo al centro de Rivadavia para acceder a los servicios de educación y salud. Esto fue un trabajo conjunto entre Vialidad provincial y la comuna”, explicó Cornejo.

El nuevo puente implica restablecer el vínculo de las calles Liniers y Nueva Gil posibilitando que todo el tránsito que proviene del carril Almirante Brown continúe en dirección a la ruta provincial 62 y zonas vecinas. Además está emplazado en un sector estratégico del departamento, donde la producción vitivinícola, de frutales, olivos y hortalizas es la base de la economía local.

“La falta de una estructura apta para resistir el aumento del caudal del río era una necesidad de muchos años en este sector. Por esa razón se diseñó un puente badén de 20 metros de luz que implica devolver una comunicación segura a una de las zonas productivas más importantes de Mendoza. La obra se complementa con la repavimentación de la ruta provincial 62 (La Florida) y la reconstrucción de calle Galigniana, entre otras”, indicó Oscar Sandes, administrador de Vialidad Provincial.

Durante 12 años, los alumnos de la escuela Presbítero Olguín tenían que realizar un recorrido de unos 20 kilómetros para comunicar Santa María de Oro y Los Campamentos. Ahora, el puente posibilitará el vínculo entre los establecimientos industriales y bodegas de la zona y restablecerá un circuito elemental para los productores de Rivadavia, especialmente en época de cosecha.