Senderismo y trekking: sus diferencias y cómo tienes que prepararte
En Semana Santa muchos de nosotros nos decantamos por acudir a lugares de sol, pero otros muchos prefieren la montaña y por ello en esta ocasión lo que queremos hacer es centrarnos en ambas actividades.
 
Por Redacción
15 de abril de 2019
Crédito: Gentileza.
 

En Semana Santa muchos de nosotros nos decantamos por acudir a lugares de sol y playa, pero otros muchos prefieren la montaña y por ello en esta ocasión lo que queremos hacer es centrarnos en dos actividades que podemos hacer en zonas de montaña. Se trata del senderismo y del trekking.

En esta ocasión queremos detenernos en cada una de estas dos maneras de estar en contacto con la naturaleza. Seguro que en más de una ocasión las hemos confundido, ya que no tienen nada que ver. Lo único que tienen en común es que se desarrollan ambas en plena naturaleza.

Es muy importante tener en cuenta además que para cada una de estas actividades es necesario contar con un equipamiento adecuado para así conseguir un mejor desempeño de las mismas. Por ello vamos a detenernos también en lo que necesitaremospara llevar a cabo la actividad.

Como hemos comentado antes, tanto el senderismo como el trekking se llevan a cabo en plena naturaleza. Pero a pesar de tener esto en común, cada una de ellas tiene algunos puntos específicos que debemos tener en cuenta. Conocer mejor cada una de las actividades nos servirá mejor para poder desarrollarlas o poder decantarnos por una o por otra indistintamente.

Si nos preguntan a muchos acerca del trekking o del senderismo, casi todos llegaríamos a la conclusión de que se trata de una actividad en la que solo salimos a caminar por parajes naturales. Pero detrás de esta primera idea existen muchos más puntos que debemos tener en cuenta y en los que vamos a reparar a continuación.

Para comenzar, nos vamos a detener en el senderismo. Como su nombre indica, se trata de una actividad que se desarrolla en senderos y vías existentes. Esta actividad aprovecha rutas ya existentes en las que nos encontraremos senderos, puentes, riberas, sendas al lado de barrancos o ríos.

La filosofía de esta actividad es sobre todo que todo el mundo tenga acceso a la naturaleza y a entrar en contacto con ella. Para conseguirlo lo que hace es utilizar rutas establecidas para conseguirlo, evitando poner en riesgo o buscar la aventura extrema en el desarrollo de la actividad.

Para conocerlo mejor nos vamos a detener en sus principales puntos característicos. En primer lugar se trata de una actividad de dificultad media que cualquier persona puede llevar a cabo. Por ello es algo que podemos hacer en familia sin ningún problema para conseguirlo.

Las rutas están fijadas y existen infinidad de opciones que podemos elegir en función del tiempo que queramos destinar a la realización de la actividad. Por ello es una actividad que podemos empezar y finalizar en un tiempo concreto que sabremos de antemano.

El senderismo es la actividad perfecta para realizar en una jornada. El ritmo de desarrollo no tiene por qué ser rápido, al contrario, se trata de pasear en un entorno natural mientras disfrutamos de éste. Por ello es simplemente una actividad para entretenernos y disfrutar.

El equipamiento que vamos a necesitar para su desarrollo no tiene que ser demasiado técnico. Ante todo es necesario hacernos con un buen calzado que nos permita estar cómodos en todo el tiempo que dure la actividad, además hacer que nuestros pies no se resientan en ningún momento.

A la hora de vestirnos es importante usar varias capas para adaptarnos a los momentos del día en los que vayamos a estar. Es necesario que nos adaptemos a las condiciones climáticas del momento. Además, si hace sol, es recomendable usar protector solar para evitar quemarnos la piel.

A pesar de todo, usar una mochila mediana con agua para estar hidratados en todo el camino y con comida para hacer alguna parada en el camino, son algunas de las recomendaciones. De este modo conseguiremos disfrutar mucho más de esta actividad que se puede llevar a cabo en cualquier momento del año.

Como contrapunto al senderismo tenemos el trekking, otra actividad que nos permitirá entrar en contacto directo con la naturaleza. La principal diferencia es que en el trekking no  caminaremos solo por caminos ya fijados, si no que lo haremos a través del campo y de la naturaleza.

Para el trekking utilizaremos la naturaleza y los accidentes que encontramos en ella para realizar las rutas que fijaremos nosotros y que no están prefijadas como sucede con el senderismo. Esta actividad se puede combinar con acampadas y estancias en plena naturaleza, ya que en muchas ocasiones llegaremos a lugares remotos en los que es necesario pasar la noche.

Para la realización de esta actividad son necesarios conocimientos previos de la zona en la que vamos a movernos o por lo menos algunos sobre supervivencia. Por ello no es una actividad que se pueda llevar a cabo por cualquier y en cualquier momento.

Al ejecutarse en lugares salvajes, el riesgo aumenta y por ello es importante que estemos en buena forma para llevarlo a cabo, pues la actividad puede durar varios días. Por ello el equipamiento que debemos llevar con nosotros será muy diferente que el que vamos a usar para hacer senderismo.

El equipamiento para el trekking debe ser más alto que en el senderismo, ya que muchas veces es necesario hacer noche en el campo y para ello debemos estar listos.

Al igual que en el senderismo, es necesario que llevemos varias capas de ropa para adaptarnos a los diferentes cambios de tiempo. Si vamos a pasar varios días podemos llevar varios tipos de ropa para cambiarnos en estas jornadas.

Por Vitonica