Prisión condicional para un abogado penalista de San Martín

William Battocchia fue condenado a dos años de prisión condicional. Hace ocho años, le disparó en el rostro al ex boxeador Carlos “Metralleta” Pérez en un café. La víctima regresó a la cárcel por una causa de drogas y tráfico de cigarrillos.

JUEVES 4 DE AGOSTO DE 2016 . 00:58

Battocchia cumplirá la condena en su domicilio (Foto: Este Online).

 

En un juicio abreviado, el abogado Mario William Battocchia (57) recibió ayer una pena de dos años de prisión condicional por “lesiones graves por uso de arma de fuego” en perjuicio de Carlos “Metralleta” Pérez (50), por un hecho ocurrido hace ocho años en un café de la ciudad de San Martín.

El incidente sucedió el 7 de diciembre de 2007, cuando el abogado penalista entró al café American Pool, ubicado en Boulogne Sur Mer al 80, sacó un arma (una pistola Bersa calibre 22) y le pegó un tiro en el rostro al ex boxeador Carlos "Metralleta" Pérez. Enseguida, el agresor salió del local y se fue en su automóvil Honda Civic.

Tras este episodio, Battocchia estuvo prófugo durante 88 días, hasta que un cambio de carátula alivió su situación y se presentó ante la Justicia. El entonces juez de Instrucción Ricardo Schulz, pasó la causa de homicidio en grado de tentativa a lesiones graves.

Mientras que a Carlos Pérez debieron trasladarlo hasta el hospital Perrupato y luego al Central, donde se recuperó del disparo que recibió en el mentón, y que quedó alojado en el tórax, cerca de la axila derecha. Esta lesión le ocasionó una discapacidad facial.

Según Battocchia, minutos antes del hecho, estaba en otro café celebrando que uno de sus hijos había obtenido la alta médica luego de permanecer tres meses en terapia intensiva, tras un grave accidente de tránsito que lo tuvo al borde de la muerte y que le dejó graves secuelas y hasta una discapacidad permanente.

"A los pocos minutos pasó (Metralleta) Pérez con otro muchacho por la vereda, me miró y me dijo: ‘Así vas a terminar vos’, señalando a mi hijo que estaba con muletas y enyesado", aseguró Battocchia y agregó: “En ese momento no sé qué me pasó, me enceguecí y fui detrás de él.

El abogado relató que “Pérez ingresó a American Pool y se quedó en la barra tomando una cerveza con otras dos personas. Fui hasta mi auto, saqué el arma y volví con la idea de dispararle en la pierna, pero ya se habían sentado en una de las mesas junto a otras dos personas”.

Sin desviarse de su objetivo, Battocchia se dirigió a la mesa en la que estaba Pérez, le apuntó al hombro y le disparó. “Tuve la oportunidad de seguir disparando porque el cargador tenía seis o siete balas más, pero me fui sin saber si el disparo lo había impactado. No hubo gritos, porque no había más nadie”, detalló.

Por su parte, durante el debate, Carlos Pérez negó haber amenazado a su agresor, pero admitió haber golpeado a su agresor en un hecho que sucedió unos años antes del incidente que terminó en juicio. Desde ese momento, Battocchia manifestó que se sentía intimidado y que lo llevó a armarse.

Tras la sentencia, Battocchia regresó a su casa y deberá presentarse todos los meses ante la Justicia. Mientras que Pérez regresó a la cárcel por una causa de tráfico de cigarrillos (en 2014 le secuestraron en su domicilio 38 mil paquetes de cigarrillos marca Strand) y venta de drogas.