Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia
La niñez es la etapa de la vida cuya característica más destacable son los cambios de hábitos alimentarios.
 
Por Redacción
19 de agosto de 2021
Crédito: Osep.
 

Los niños a partir del primer año cambian mucho su comportamiento alimentario. Hasta ese momento, comen lo que se les da. Luego, aproximadamente, a partir de los dos años empiezan a comer solos.

Progresivamente empiezan a utilizar los cubiertos. Primero la cuchara, normalmente por el cambio de textura de los alimentos, sopas, purés y ,poco a poco, los demás alimentos sólidos. También dejan de utilizar mamadera para pasar al vaso.

Es importante distribuir las comidas en 4 a 5 por día. Tres de ellas deben ser completas y equilibradas en cantidad y calidad, es decir, deben contener todos los tipos de alimentos.
En cuanto a la textura, se deben ir eliminando los purés como alimento diario y pasar a la comida familiar.

A medida que se introducen los alimentos sólidos, los pequeños deben aprender a saborear diferentes verduras por separado, separar también la carne roja, el pescado y el pollo. También se deben ir incluyendo las comidas en guisos, mezclar carne o pescado con verduras, pastas, o cereales con verdura. Este tipo de comida facilita la palatabilidad y desarrolla el gusto.

No hay que olvidar que "la hora de comer" debe ser lo más agradable y distendida posible. Comer toda la familia junta es importante y evitar realizar las comidas frente a pantallas.

Para tener en cuenta

  • Aportar al menos 3 lácteos por día.
  • Evitar las grasas saturadas, sobre todo comidas rápidas.
  • Incluir diariamente alimentos ricos en fibra como frutas, vegetales, legumbres y cereales integrales.
  • Excluir en lo posible colorantes y conservantes.
  • Se recomienda la fruta entera , no el jugo solo.
  • Se sugiere la elaboración casera de las comidas diarias.

Menú sugerido
- Desayuno: leche, fruta, cereales.
- Media mañana: yogur, cereales, fruta.
- Almuerzo: pollo, huevos, pescado, carne roja, pasta, arroz, legumbres, ensalada o verdura y fruta.
- Merienda: leche o derivado lácteo, fruta y pan.
- Cena: similar al almuerzo, sin repetir alimentos y compensando.