Giro inesperado en la causa sobre el policía que mató a un joven en San Martín
El fiscal decidió imputar al efectivo por homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego, cuando todo indicaba que se trataba de un hecho de legítima defensa. La calificación prevé como única pena la prisión perpetua.
 
Por Redacción
24 de febrero de 2021
Crédito: Sol Online.
 

Con el avance de la investigación sobre la muerte de un presunto delincuente a manos de un policía en San Martín, el fiscal Gustavo Jadur decidió imputar al efectivo por homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por su condición de funcionario público, calificación que prevé como única pena la prisión perpetua.

Cuando todo parecía indicar que se trataba de un hecho de legítima defensa, una serie de testimoniales apuntan a que el joven fallecido y su amigo, Gustavo Daniel Giménez y Mariano Leonel Tello, de 18 y 21 años, respectivamente, no intentaron robarle sino que discutieron con el efectivo por razones que se investigan.

En ese momento, el subayudante de apellido Moreno, que presta sus servicios en la Unidad de Patrullaje de Rivadavia, sacó su arma reglamentaria y efectuó tres disparos que impactaron a la altura del corazón y en el brazo izquierdo de Giménez.

En tanto, el efectivo policial sufrió triple fractura en la zona nasal y hasta perdió el conocimiento. Tras permanecer en el nosocomio departamental, fue trasladado al Hospital del Carmen, en Godoy Cruz, donde le realizaron estudios de mayor complejidad para descartar lesiones neurológicas.

Con respecto a la situación de Tello, quien fue detenido a pocas cuadras del lugar, sería imputado por las lesiones provocadas al policía, como así también por el robo del arma reglamentaria, que finalmente fue encontrada en el techo de una bodega abandonada en las inmediaciones de las calles Viamonte y Chubut.

Por su parte, la Inspección General de Seguridad (IGS) solicitó el pase a revista pasiva del agente y le inició un sumario administrativo.