Se entregó el joven acusado del abuso en La Madriguera
Después de tres meses de estar prófugo, este martes se entregó el joven acusado de abuso y violación en una fiesta clandestina en Rivadavia. Así continúa la investigación.
 
Por Redacción
9 de febrero de 2021
Crédito: Este Online.
 

A tres meses de la denuncia por abuso sexual en una fiesta clandestina en el departamento de Rivadavia, el joven acusado se presentó este martes ante la Justicia, acompañado por su representante legal. El sujeto quedó detenido y según los fiscales "la investigación está muy avanzada".

Según trascendió, Franco G. (29), alias “Narigón”, se presentó junto a su abogado Pedro Sosa en la comisaría 13 de Rivadavia, quedando aprehendido a disposición del fiscal Mariano Carabajal de la Unidad Fiscal (UFI).

Teniendo en cuenta que estuvo tres meses prófugo, el joven quedará tras las rejas, bajo prisión preventiva. Mientras avanza la causa judicial y las diferentes pericias, el acusado ya había sido imputado por abuso sexual agravado por acceso carnal, delito con penas de 6 a 15 años de prisión.

Fuentes de la investigación adelantaron que las pericias psicológicas arrojan que el relato de la víctima es "creíble", lo que agravaría la situación del hombre acusado.

El hecho habría ocurrido el pasado 9 de noviembre en una casa conocida como La Madriguera, ubicada en Leonor Ferreyra y Lavalle, de Rivadavia, donde un grupo de amigos de alto nivel económico estaban acostumbrados a realizar varias fiestas en las que no faltaban las drogas y el alcohol. Después de decretado el aislamiento obligatorio por el coronavirus, esos encuentros no cesaron, pero se convirtieron en clandestinos.

De acuerdo a la denuncia, una joven de 25 años habría sido abusada por uno de los organizadores de la fiesta en una de las habitaciones de la vivienda. "Al salir del baño, él la agarra y la arrastra hasta una habitación que está enfrente. Cerró la puerta y la violó", detalló la madre de la víctima, quien a su vez es abogada.

Por esta razón, el Ministerio Público Fiscal activó el protocolo en casos de abusos sexuales, como la implementación de un kit sanitario de emergencia y las correspondientes pericias físicas y psicológicas. 

Las redes sociales, apenas se conocieron detalles de la denuncia, se vieron invadidas de fotos y mensajes en contra del presunto acusado. “Lo conocemos todos”, aseguran en uno de los mensajes. Además, lo identifican con nombre y apellido acusándolo de violador. Al difundirse el rostro del acusado, el presunto violador tuvo tiempo para escapar de su domicilio antes de que se realizaran los allanamientos.

"Sabemos que se aprovecharon de varias pibas. Ya una habló. Esperamos que sigan hablando para que paguen por lo que hacían", se lee en uno de los posts. Y en otros grupos circula la advertencia: "los papitos pueden poner la plata, pero el pueblo ya sabe quién sos y quiénes son".

El caso de esta chica no fue la única investigación que se inició en el lugar, ya que días después otra muchacha relató haber sido violada en el mismo sitio. Pero, más allá de sus dichos, no hubo elementos probatorios para avanzar en una investigación.