Balance “levemente” positivo de los productores vitivinícolas
Es la conclusión del presidente de la Asociación de Viñateros de Mendoza, Eduardo Córdoba. "La vendimia en épocas de mermas y de pandemia fue crítica, pero se logró tonificar levemente el precio de la uva en un contexto internacional en crisis", señaló.
 
Por Redacción
22 de mayo de 2020
Crédito: Este Online.
 

“Con un gran esfuerzo se pudo levantar la cosecha que nos da la posibilidad de obtener los recursos para seguir trabajando. Tal como lo anticipábamos en la entidad, tuvimos una cosecha con mermas de alrededor de un veinte por ciento promedio. No existe un volumen grande de stock con lo que se va a llegar a la fecha de liberación con un panorama levemente positivo”, menciona Eduardo Córdoba, presidente de la entidad al ser consultado por el balance de la vendimia 2020.

Hoy las labores en las fincas mendocinas se centran en trabajos menores, limpieza de acequias o reparaciones menores, a la espera del primer trabajo fuerte invernal como es la poda y la atadura.

Volviendo al periodo de cosecha, desde AVM se realizó una predicción de los precios pagados al productor, aunque todavía está por debajo de las expectativas, sí se logró tonificarlo. “A pesar de una leve caída en el consumo interno de vinos, se han incrementado las exportaciones y eso ayuda a drenar un poco de vino y que no presione en el mercado de precios. Todo eso en un momento de crisis mundial donde nadie se encuentra bien. Hubo un pequeño repunte de precios en un contexto mundial de crisis”, explica Córdoba. Durante todo el periodo de vendimia, la Asociación de Viñateros de Mendoza, estuvo al lado de cada asociado con información y la gestión ante entidades nacionales, provinciales y departamentales.

Otro de los logros de la entidad, quien trabajó asociadamente con otras cámaras, COVIAR, el Gobierno de Mendoza y el Gobierno Nacional, fue la excepción del aislamiento preventivo a la actividad vitivinícola, permitiendo que todo el sector, en especial los viñateros, pudieran cosechar sus uvas en una actividad que funciona obligatoriamente en los meses donde se promulgó el decreto de aislamiento social. La actividad toda mostró un alto grado de madurez, demostrando responsabilidad en el manejo de las normas de higiene y tratamiento del personal en épocas de COVID-19.

“Nunca perdemos el contacto con los productores”

Es la frase que describe el accionar diario de todos los integrantes de la Asociación de Viñateros de Mendoza. “Apostamos a seguir trabajando en mejorar la rentabilidad de las fincas y por eso tenemos a disposición de nuestros asociados un equipo de asistencia técnica, además de las distintas herramienta tecnológicas que a través del trabajo mancomunado con la Asociación ad hoc de pequeños productores y sus centros de desarrollos vitícolas se encuentran a disposición del Pequeño Productor”, indicó Eduardo Córdoba.
Y agregó: “También estamos dialogando con todos los actores posibles para que el Departamento General de Irrigación postergue algunos pagos de derechos de riego. S i bien no es ahora una época de riego, apenas se retome el riego, la tarifa eléctrica también llevará una porción importante dentro de los costos del productor”.

Respecto a las medidas nacionales, también realizamos gestiones junto a COVIAR a fin de beneficiar a los productores vitivinícolas.  Luego de varias presentaciones se logró el acogimiento al “Programa de asistencia al trabajo y a la producción”, permitiendo la inclusión de gran parte de la cadena vitivinícola y seguimos insistiendo en la inclusión finalmente al sector primario, la cual creemos que en breve quedara habilitada. Tenemos buen diálogo con el gobierno nacional y provincial”, esbozó el presidente de la Asociación de Viñateros de Mendoza, Eduardo Córdoba.