Mascarilla para correr: recomendaciones y posibles molestias
Los barbijos para correr y hacer deporte van a pasar a ser uno de los accesorios que tengamos que llevar en nuestros entrenamientos durante bastante tiempo.
 
Por Redacción
18 de mayo de 2020
Crédito: Este Online.
 

El uso de las mascarillas, cuándo usarlas, cómo y cuáles, ha sido una de las principales dudas que han existido desde que se inició la crisis sanitaria del coronavirus. En este momento que ya podemos salir a hacer deporte y a correr en ciertas horas concretas, la pregunta es si debemos hacerlo con mascarilla o podría traernos problemas. Para conocer tanto como podamos sobre este tema hemos hablado con dos expertas.

Las mascarillas para correr y hacer deporte van a pasar a ser uno de los accesorios que tengamos que llevar en nuestros entrenamientos durante bastante tiempo. Si queremos estar protegidos, no basta con cualquier mascarilla de tela que nos tape la boca. Aquí os contamos todo lo que hay que saber.

Por un lado, Raquel Blasco, doctora en Medicina Internista, profesora de Ciencia de la Salud y experta en salud deportiva. Y, por el otro, Gemma del Caño, farmacéutica especializada en I+D e Industria, experta en Innovación, biotecnología, seguridad y calidad.

Para responder sencillamente a la pregunta de si para hacer deporte en la calle o salir a correr necesitamos mascarilla, la respuesta sería: si no podemos asegurar la distancia de seguridad con otras personas, entonces sí, la mascarilla es necesaria. En este sentido, la recomendación principal, más allá del uso de la mascarilla, es que intentemos usar el sentido común y la responsabilidad.

Una opción es buscar lugares para hacer deporte, en el que sepamos que no nos vamos a cruzar con muchas personas, o que podremos mantener la distancia de seguridad seguro. Cabe mencionar que cuando estamos haciendo deporte, la distancia recomendada no es la misma que cuando estamos parados haciendo fila en un banco, comercio o entidad de cobro de servicios.

Sabemos que cuando estamos parados en una cola o sentados, la distancia de seguridad que nos recomienda la OMS es de al menos un metro. En general, se suele recomendar metro y medio o incluso dos. Sin embargo, cuando hacemos deporte, o estamos en movimiento, nuestra velocidad cambia y, por tanto, también debería hacerlo la distancia de seguridad.

Del Caño nos da unos datos orientativos: "la distancia de seguridad es importante, la doctora Raquel Blasco recomienda unos 10 metros si vas corriendo, 20 metros en bici y andando 4 metros. En caso de no poder cumplir esto tendríamos que llevar mascarilla". Estas distancias recomendadas están basadas en modelos matemáticosya que, como es razonable, no se han podido hacer estudios con personas por seguridad.

En este sentido, la doctora nos explica que la distancia de seguridad dependerá de la velocidad de caída de la partícula viral en base a su peso y la velocidad que llevemos nosotros: "al ritmo de un paso de peatón (unos 4-5 km/h) se ha calculado que la partícula caería a una distancia de 4 o 5 metros. Cuando aumentamos la velocidad la distancia de caída puede aumentar por el efecto túnel de viento".

Si aumentamos la velocidad, también aumenta la distancia de seguridad tal y como indica Blasco: "a una velocidad de 14 km/h la partícula tardaría en caer unos 8 o 10 metros - en caer que no en circular por el aire, cosa que no hace -. Si vamos en bicicleta a unos 20-30 km/h la distancia sería de unos 15-25 metros". Estas serían, por tanto, las distancias de seguridad que deberíamos mantener.

Una de las principales dudas sobre las mascarillas es cuáles debemos usar. Gemma del Caño nos recuerda: "la recomendación para la población general son las quirúrgicas, con eso evitamos contagiar a otros, que es importantísimo". Sin embargo, cuando salimos a correr o a hacer deporte, puede que estas mascarillas quirúrgicas no sean siempre la mejor opción.

Para Blasco no vale cualquiera: "depende del tipo de actividad que hagamos usaremos una mascarilla u otra. En cualquier caso, cuando la actividad es entre moderada e intensa, la mascarilla quirúrgica no vale", nos señala. Los motivos según indica son los siguientes: "se mueve, la babeamos, se desplaza, etc., por lo que no nos da la seguridad que de ella se requiere".

Por ello, si vamos a salir a hacer deporte y sabemos seguro que no podremos mantener la distancia de seguridad - también cuando empiecen a abrir los centros deportivos -, la especialista recomienda que usemos una mascarilla deportiva ffp2 sin válvula. Además, señala que tendremos que asegurarnos de que es eficaz, que no nos resulta demasiado incómoda y que no nos ahogue. También es importante que se puedan lavar.

La realidad es que no nos podemos imaginar una situación en la que salir a correr o a hacer otro deporte con una mascarilla no sea incómoda y no cause molestias. Efectivamente, así puede ser: "el uso de mascarilla agobia" señala Blasco.

La duda que nos surge es si existen otros riesgos por los que debamos preocuparnos. Gemma nos habla de una posible sensación de hiperventilación y Raquel Blasco especifíca: "el agobio generado por la mascarilla puede generar una hiperventilación, sensación de inoperancia y de fatiga. Esto puede afectar al rendimiento deportivo". De todos modos, no existen evidencias de que cualquier otra mascarilla vaya a producirnos hipoxia.

Si no nos queda más remedio que usarla, además de la recomendación de usar una mascarilla deportiva ffp2 sin válvula adecuada, Blasco nos da otras recomendaciones: "tendremos que adaptarnos a la mascarillaMejor empezar poco a poco, tanto con la velocidad como con la distancia".

Además, recomienda que si nunca hemos hecho actividad de moderada a intensa, este no es el momento para empezar a hacerlo y se trata de una recomendación general para todos: "lo que hayas hecho nunca no intentes hacerlo ahora y evítate problemas".

Gemma nos recuerda, además, la importancia de salir únicamente en los horarios correspondientes y nos da algunas pautas: "es mejor calentar antes para evitar lesiones(no queremos más disgustos). La mascarilla no se toca en ningún momento, sé que molesta, que es un rollo, pero no se puede manipular, es un riesgo que no debemos asumir".

En en el caso de personas asmáticas o con problemas respiratorios, Blasco nos recuerda que antes de hacer nada es imprescindible que nos pongamos en contacto con nuestro médico para que nos dé las indicaciones necesarias con respecto a nuestra posible actividad de deportiva. Para ella la responsabilidad es la clave: "vamos a ser responsables y a cuidar a los nuestros. Y 'los nuestros' son todos".