Recomendaciones para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono
El director de Veterinaria, Bromatología e Inspección de Industria y Comercio de Junín realizó una serie de recomendaciones a tener en cuenta.
 
Por Redacción
6 de mayo de 2020
Crédito: Gentileza.
 

La llegada de los primeros fríos abre una puerta al peligro que significa el monóxido de carbono por el mal funcionamiento de equipos que utilizan gas en los hogares. Frente a esta situación, Pablo García, Director de Veterinaria, Bromatología e Inspección de Industria y Comercio de Junín; realizó una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

“El monóxido de carbono es un veneno que no tiene color, olor, sabor y no irrita los ojos ni la nariz. Cada año provoca en nuestro país la muerte de unas 200 personas. Al no poder percibirse, es necesario tomar medidas preventivas para evitar la contaminación”, explicó. Y amplió: “Es importante que todos los años, un gasista matriculado revise las instalaciones y el correcto funcionamiento de todos los elementos de la casa; el monóxido de carbono mata y hay que tener mucho cuidado”.

Principales recomendaciones

  • Dejar la ventilación permanente en cada ambiente.
  • Observar que la llama del gas se siempre de color azul. La llama amarilla es signo de mala combustión y generación de monóxido.
  • Si se usa brasero o estufa a querosén, apagarlo afuera de la casa antes de irse a dormir.
  • No instalar calefones en el baño, ni espacios cerrados o mal ventilados.
  • En baños, dormitorios y ambientes cerrados solamente instalar artefactos con salida al exterior (tiro balanceado).

¿Qué hacer en caso de intoxicación?

  • Abrir puertas y ventanas para una rápida ventilación del ambiente.
  • Salir de la habitación contaminada y concurrir al hospital más cercano.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Falta de aire y palpitaciones
  • Desmayos y convulsiones
  • Mareos y falta de fuerza

¿Cómo prevenir?

  • Controlar instalaciones de gas (calefones, estufas o cocinas)
  • Controlar equipos con combustión a leña (salamandras, cocinas o braseros)
  • Controlar motores en espacios cerrados (automóviles, motosierras o grupos electrógenos).