La obesidad aumentó 34% en los adultos argentinos 
El aislamiento social, preventivo y obligatorio podría incrementar la curva también en menores. Quedate en casa y pensá cómo querés estar después de la cuarentena podría completar la frase. La técnica de la hormiguita y las compras inteligentes.
 
Por Redacción
21 de abril de 2020
Crédito: Archivo
 

La obesidad en nuestro país aumentó 34% en adultos mayores de 18 años, mientras que el sobrepeso y obesidad de 5 a 17 años supera el 20%. Los motivos: aumento del sedentarismo, bajo consumo de frutas y verduras, así como de agua, y excesos en alimentos ultraprocesados y con azúcar. Este dato surge de Encuesta Nacional de Nutrición y Salud y es previo a la cuarentena. Es de suponer que hay una tendencia en aumento debido a la situación de aislamiento social y de permanencia en las casas.

Quizás las famosas frases de Hipócrates “somos lo que comemos” y “que tu alimento sea tu medicina” nos ayuden a imaginarnos cómo queremos estar cuando termine la cuarentena. No hay una sola receta para comer bien y alimentarse. Pero sí hay que tener en cuenta que comer es un acto involuntario y alimentarse es un hecho consciente (o voluntario) en el que elegimos qué ingerir en beneficio de nuestra salud. Hoy tenemos la oportunidad de recrear nuestros hábitos saludables y hasta compartirlos en familia.

Por dónde empezamos

La premisa es equilibrar la dieta con alimentos nutritivos, económicos y saludables. Cómo se logra: evitando grasas, azúcar, jugos y gaseosas industrializados, que además tienen mucha cantidad de sodio. Y, por supuesto, aumentando el consumo de frutas y vegetales de estación y regionales. Jugamos con ventaja porque Mendoza es el país el primer productor de frutas y el segundo de vegetales comestibles del país.

Además, pronto llegará el frío, lo cual podría provocar el aumento en el consumo de grasas y harinas y sus derivados. Para la temporada de otoño-invierno, se sugiere mayor consumo de legumbres (lentejas, porotos, garbanzos) en diferentes preparaciones. No solo los guisos sino ensaladas tibias combinadas con fideos o arroz. El trigo burgol es también muy nutritivo y, combinado con vegetales frescos, resulta en la famosa ensalada “tabule”, de origen árabe. Mendoza tiene una cultura muy variada de alimentación que proviene de diversas culturas, como la italiana, española, árabe y judía.

La técnica de la hormiguita

Guardar hoy para el invierno es una opción inteligente. Las conservas caseras son económicas y nutritivas. No obstante, es imprescindible tener mucho cuidado en la higiene y seguridad, tanto en la elaboración como en el envasado. Cada conserva tiene un tiempo de cocción y también de vencimiento.

Lo más riesgoso y menos recomendado de elaborar, salvo que seamos expertos, son los alimentos como morrones y pimientos, berenjenas y  tomates.

Igualmente hay muchas otras alternativas: dulces, mermeladas y jaleas caseras, el arrope (a base de uva), así como el envasado de frutas enteras para postre. En esta época también es propicio el secado de frutas y verduras.

Los escabeches son otra buena opción. Entre los más aceptados hay de zanahoria, pepino, coliflor, berenjena y cebollitas.

Al igual que para las compras del día, la clave es elaborar conservas con los productos regionales y de temporada: son más económicos y más frescos.

Menú nutritivo y barato

Hay recursos que podríamos estar desperdiciando y solo con usar nuestra creatividad podemos ahorrar y alimentarnos mejor. A modo de ejemplo: las hojas de la remolacha pueden ser la base de croquetas, tortillas, budines o el relleno de canelones, sacándoles el tallito rojo en este último caso. Aportan vitamina A, fibras así como hierro de origen vegetal, que también se encuentra en el perejil.

Las hojas frescas del rabanito pueden consumirse en una ensalada de verdes combinada con lechuga y hasta con espinaca cruda. En tortilla o en tarta junto con acelga, espinaca y por qué no con las hojas de la remolacha. Las hojitas del rabanito aportan vitaminas C y B y fibras.

La humita es un plato regional a base de choclo y zapallo, ambos vegetales son regionales y de esta temporada.

Otro tip de nutrición es cocinar los vegetales con la cáscara. La papa y el camote, entre otros, conviene elaborarlos enteros para luego pelarlos. Así mantienen todos sus nutrientes. En el agua en el que cocinamos los vegetales se concentran las vitaminas y minerales y es un buen recurso para producir salsas, sopas y guisos.

Las claves

-Consumir porciones justas, intentando no repetir para evitar excesos. Ayuda a mantener un peso saludable y evita el sobrepeso y la obesidad.

-Planificar las comidas semanales teniendo en cuenta gustos familiares y un menú equilibrado. Así, elaborar una lista completa y, al organizar las compras, saldremos menos veces para la misma gestión.

-Mantener horarios regulares para realizar las comidas del día y, si es posible, comer en familia.

-Realizar compras inteligentes, lo que implica:

. Elegir los alimentos frescos, de temporada o estación y regionales que resultan más económicos y nutritivos.

. Hacer pedidos a los proveedores de alimentos que venden sin intermediarios, con distribución puerta a puerta. Varios integran el Catálogo de la Economía Social.

Fuente: Departamento de Educación para la Salud, Ministerio de Salud, Desarrollo y Deportes. Contacto y entrevistas: nutricionista María Fátima Ghazoul, teléfono 261 5251886.