Campaña de prevención contra el cáncer colorrectal en San Martín
Osep instaló un inflable del intestino grueso en el Paseo de la Patria. Es la segunda causa de muerte después del cáncer de mama en el país. Por año se diagnostican más de 12.500 nuevos casos y mueren más de 7.000.
 
Por Javier Disparti
29 de junio de 2019
Crédito: Este Online.
 

Osep sorprendió ayer a vecinos de San Martín con la instalación de un colon inflable de 9 metros de largo y 3 de diámetro en el Paseo de la Patria. La actividad se desarrolló con la finalidad de lograr concientizar a la población sobre la importancia de prevenir el cáncer en el órgano más importante del sistema digestivo.

“Durante la jornada se acercaron alrededor de 100 personas. El 60 por ciento que participó de las charlas informativas fueron mayores de 50 años, que a su vez presentaban antecedentes familiares con este tipo de cáncer”, indicó personal de la Obra Social de Empleados Públicos (Osep) a Este Online.

Como viene sucediendo desde marzo, gastroenterólogos del Hospital El Carmen junto a profesionales de Osep ofrecieron un recorrido interactivo por el inflable que replica a gran escala el intestino grueso. Explicaron a los participantes el funcionamiento del sistema digestivo, el proceso de formación del cáncer de colon y las medidas para prevenirlo.

Cabe señalar que el cáncer de colon es el tercero, dentro de los tumores malignos, con mayor tasa de mortalidad en el mundo y el más frecuente del aparato digestivo. Mientras que en la Argentina es la segunda causa de muerte por tumores malignos en la mujer, luego del cáncer de mama; y la tercera en el hombre, detrás del cáncer de pulmón y próstata.

Por año se producen más de 12.500 casos nuevos y aproximadamente 7.000 muertes, la mayoría de las cuales podrían prevenirse: un tumor colorrectal demora aproximadamente 10 años en desarrollarse, por lo que es vital la prevención y detección temprana de la enfermedad.

“Es la primera vez que el inflable del colon visita la zona Este y la concurrencia de público ha sido importante. Por este motivo, y debido a la importancia de concientizar y prevenir sobre esta enfermedad, vamos a repetir esta actividad luego del receso de invierno”, señaló Dante Guidolín, gerente administrativo de OSEP San Martín. Además agregó que para ese entonces se espera la participación de las escuelas de la zona.

La importancia de prevenir

Conocer los factores de riesgo y síntomas, así como incorporar hábitos saludables a nuestra vida, son importantes para contribuir a la prevención y diagnóstico precoz del cáncer colorrectal. Entre éstos hay que tener en cuenta los antecedentes familiares de cáncer de colon o de recto, antecedentes de pólipos, si se padece enfermedad inflamatoria crónica de los intestinos, una alimentación inadecuada y poco saludable (alimentos ricos en grasa y colesterol), el consumo excesivo de alcohol, y tabaquismo. El factor edad también se debe considerar: a partir de los 50 años es importante realizar de forma anual un estudio preventivo.

Los síntomas más comunes de la enfermedad son: cambios en la forma habitual de evacuar el intestino, sangrado en la defecación, dolores abdominales o rectales frecuentes, anemia, pérdida de peso sin razón conocida. Ante cualquiera de éstos es importante consultar con el médico.



La detección precoz es clave

Detectar la existencia del cáncer de colon en una fase inicial, permite aumentar las posibilidades de curación. Existen diferentes tipos de tratamientos para eliminar o contener el cáncer de colon, dependiendo de la salud del paciente, la ubicación, el tamaño y etapa del tumor. Una opción es la cirugía, que consiste en la extirpación del tumor y de los ganglios linfáticos cercanos al mismo. El tratamiento con quimioterapia implica la incorporación de medicación por vía endovenosa o por vía oral, teniendo ambas la misma eficacia.

Actualmente se destacan las terapias de anticuerpos monoclonales, drogas logradas en base a ingeniería genética, que permiten tratar el cáncer a través de un mecanismo más selectivo que ataca únicamente las células malignas, y preserva las que están sanas. Por su mecanismo de acción, estos tratamientos han mostrado una mayor sobrevida, en combinación con quimioterapia.