Se duplicaron las ventas de celulares de baja gama y llegan nuevas marcas al país
El año pasado el 51% de las equipos vendidos fueron económicos. En 2016 había sido el 26%. Lo atribuyen a la apertura de la importación y al alto nivel de recambio. 
 
Por Lorena García
10 de julio de 2018
FOTO: GENTILEZA.
 

Aunque no seduzcan por su valor aspiracional y hayan quedado lejos en la carrera de la superación tecnología, los celulares de baja gama coparon el mercado argentino. En el último año se duplicó la cantidad de unidades vendidas. La reapertura de las importaciones, la baja de impuestos internos y la mayor frecuencia de recambio que tienen estos equipos son algunos factores que impulsaron este ascenso. De cara al futuro, el escenario es promisorio: nuevas marcas low cost llegan al país.

En el transcurso de 2017, se vendieron 11 millones de teléfonos, un 22% más que en 2016. Lo llamativo es el ascenso que logró la gama baja, que representó el 51% de las unidades vendidas, según datos de la consultora IDC. En 12 meses se duplicó: en 2016 había sido el 26%. En cambio, los equipos que ocupan la franja intermedia, que en 2016 estaban en el 51%, cayeron al 40%. También cedieron terreno los teléfonos más avanzados, que del 17% bajaron al 5%.

“Analizando el mercado argentino vemos algunos cambios importantes respecto de 2016 y 2015. La variedad de productos se concentra en el segmento de gama baja. Uno de los motivos fue el fin de las DJAI (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación) y licencias no automáticas a posteriori”, detalla Sebastián Novoa, senior market analyst de IDC.

En los años anteriores, el circuito local de telefonía había caracterizado por la caída de los terminales básicos. Estos feature phones son aparatos que fueron diseñados para hablar y mandar SMS, pero que no participaban del ecosistema de las apps ni ofrecían conectividad de datos.

Por una cuestión de costo, aquellos dispositivos con un valor inferior a cien dólares no logran compensar los costos de ensamblaje, por lo que es más conveniente importarlos que fabricarlos en Tierra del Fuego.

La reducción de impuestos fue clave. Los tributos internos, para los productos de Tierra del Fuego, bajaron del 6,55% a 0%, mientras que para los importados lo hicieron del 17% al 10%. Situación que continuará hasta 2024 donde quedaría eliminado la baja progresiva de dicho impuesto. Esto último es lo que está motivando el ingreso de nuevas marcas a corto plazo, lo que despierta el olfato en los fabricantes asiáticos.

Con la reapertura de las importaciones, el mercado explotó y la llegada de equipos básicos creció 3.600%, según el informe “Mercado celular argentino 2018” de Carrier y Asociados. En la actualidad, hay 37 millones de teléfonos celulares en uso, de los cuáles 10 millones no son smartphones. Se trata de terminales que tienen altos niveles de reposición.

Para hilvanar el tránsito de esta avanzada hay que tirar de diferentes hilos. “Las versiones económicas no compiten con el contrabando, ya que el tráfico corresponde a las franjas media y alta. Además, las marcas líderes al tener dificultades para competir en la franja media focalizan su mix de producto en los extremos del mercado donde tienen más posibilidades de competir”, sostiene Novoa.

“Hace un año lanzamos el Moto C, en un segmento en el que nos dimos cuenta que estaban entrando muchas marcas y logramos posicionarnos. Hoy es uno de los puntos que acompaña nuestro crecimiento. Está pensado para aquellos jóvenes entre 15 y 25 años que ingresan por primera vez al mercado del smartphone”, expone Germán Greco, gerente general de Motorola Argentina.

Y si bien nunca estuvo explícitamente prohibido importar productos electrónicos, el hecho de que se fijaran licencias no automáticas hacía que el Gobierno tuviera el poder de aprobar o rechazar el ingreso. Al levantarse estas barreras, las grandes cadenas como Frávega o Garbarino, pueden importar directamente sin pasar por las fábricas.

Es así que estas versiones económicas, dejan también la órbita de las operadoras para ocupar las vidrieras del retail. “En los primeros meses del año observamos un fuerte decrecimiento de los dispositivos de gama baja (de menos de $ 2.500) respecto al primer trimestre del año pasado, ganando mayor participación los de gama media, y manteniendo un crecimiento sostenido en el tiempo los de gama alta”, suscriben desde Personal.

Entre las marcas que ya tienen fecha de llegada al país se encuentra Nokia, que el 7 de junio lanzará oficialmente en el país alguno de los 16 modelos de su actual catálogo, con la presencia de Florian Seiche, el CEO mundial de HMD Global, la empresa finlandesa dueña de la licencia.

Pero no será la única. La china Xiaomi, 5º mayor fabricante de celulares del mundo y la estadounidense Blu, tienen planes similares para disputar el pujante segmento de gama baja en alianza con fabricantes de Tierra del Fuego.

Los teléfonos básicos tienen su contracara en los constantes fallos que experimenta su sistema. Para solventar este inconveniente, se anunció Android Go (versión simplificada del sistema Oreo) que desembarcará en la Argentina en pocas semanas. Se estima que estos equipos podrían alcanzar rápidamente el 30% del mercado argentino durante 2018.
Según un análisis de MediaTek, que provee tecnología a todas las empresas ensambladoras de celulares en Argentina, Android Go mejorará la calidad de los dispositivos móviles en un segmento en el que pocas veces se invierte en mejoras sustanciales.

“El sistema está optimizado para productos de gama medio baja. La experiencia que ofrecen es mucho más placentera, con una velocidad de respuesta mucho más rápida. Entre otros aspectos, disminuye la cantidad de apps que vienen de fábrica con el sistema: se reduce de 16 a 6, que están optimizadas. A esto se le suma el espacio, ya que con sólo con las actualizaciones, la capacidad del teléfono quedaba superada. Mientras que el Android 7 ocupa 5GB de espacio, la versión Go requiere 2,5 GB, lo que implica que hay más lugar para descargar aplicaciones”, indica Hernán Descalzi, gerente de Cono Sur de MediaTek.

El ejecutivo estima el lanzamiento mundial de los nuevos teléfonos con sistema Android para fines de este mes o principios de junio y no descarta que nuevos lanzamientos para el segmento sigan apareciendo hacia fin de año, dinamizando un mercado de móviles que estaba amesetado por la falta de oferta.

Motorola tiene su propia propuesta. “Usamos una versión pura de Android, lo que implica que no tiene todas las capas que le agregan los fabricantes, algo que ralentiza el desempeño del equipo. A esto le sumamos la posibilidad de unificar la tarjeta de memoria con la del teléfono. De esta forma, queda resuelto el problema de la capacidad de almacenamiento”, describe Germán Greco, gerente general de Motorola Argentina.

Mientras que los equipos con el chipset de MediaTek -que tendrán el nuevo Android- vendrán en dos configuraciones. “Habrá 3G y 4G. La diferencia en el costo de fabricación es significativa. Además de sumar materiales y amplificadores de potencia, en el 4G se suman algunas licencias que encarecen el producto. Los equipos vendrán con un procesador de cuatro núcleos, en ambas versiones”, asegura Descalzi.

 
 
 
 
Director Editorial Responsable:
Contáctenos
Institucional
Javier Disparti
San Martín (CP5570), Mendoza
+54 (0263) 4419095
Multimedia
Copyright © 2009-2018 ESTE ONLINE | Todos los derechos reservados.